viernes, enero 16, 2009

Siempre es difícil dejar tu ciudad, es una decisión voluntaria, está claro, pero no por eso se convierte en tarea fácil, dejas atrás tu familia y su seguridad, tu gente y sus abrazos, sus calles, sus prisas, sus sonidos, sus rincones, sus noches…
Decides dejar un montón de cosas e ir en busca de nuevos ritmos, nuevos olores, nuevas experiencias…

Pero no siempre es sencillo…

A veces tienes la suerte de cruzarte con sorpresas, con personas con las que no contabas o con lugares que no esperabas…

Yo he tenido suerte…

He encontrado un lugar espectacular, un lugar que nació de la creencia en que las ilusiones pueden llevarse a cabo, un lugar cuya magia radica en la gente que lo forma, un lugar al que tengo que agradecerle que me haga sentir como en casa, estando tan lejos…

Gracias por la ilusión, por los buenos momentos, por la fe, por los proyectos, por las ganas, por el tesón y por haber conseguido crear de la nada un lugar tan necesario como
La Fábrika.

Gracias a todos los que la formáis por hacer de vuestro sueño, un sueño para todos.


video